Ir al contenido principal

En honor a T.S. Eliot

¿Quién como T.S. Eliot para retratar la vida y todas sus facetas, incluida la muerte, en palabras? ¿Qué podría esperarse de un poeta que cuando tenía menos de 25 años escribió The Love Song of J. Alfred Prufrock? Se trata sin duda de una de las figuras literarias más importantes del siglo XX.  

Thomas Stearns Eliot merece no sólo una larga, larguísima, conversación de café (en realidad amerita un largo silencio para disfrutarlo), merece también un buen vino y una infinita noche para acompañarlo. 

Comparto con ustedes el poema "Susurros de Inmortalidad". Espero que lo disfruten. Seguiré conversando sobre él en futuras entregas. 


Whispers of Immortality
T.S. Eliot

WEBSTER was much possessed by death
And saw the skull beneath the skin;
And breastless creatures under ground
Leaned backward with a lipless grin.

Daffodil bulbs instead of balls
Stared from the sockets of the eyes!
He knew that thought clings round dead limbs
Tightening its lusts and luxuries.

Donne, I suppose, was such another
Who found no substitute for sense,
To seize and clutch and penetrate;
Expert beyond experience,

He knew the anguish of the marrow
The ague of the skeleton;
No contact possible to flesh
Allayed the fever of the bone.
. . . . .
Grishkin is nice: her Russian eye
Is underlined for emphasis;
Uncorseted, her friendly bust
Gives promise of pneumatic bliss.

The couched Brazilian jaguar
Compels the scampering marmoset
With subtle effluence of cat;
Grishkin has a maisonette;

The sleek Brazilian jaguar
Does not in its arboreal gloom
Distil so rank a feline smell
As Grishkin in a drawing-room.

And even the Abstract Entities
Circumambulate her charm;
But our lot crawls between dry ribs
To keep our metaphysics warm.

Comentarios

El R ha dicho que…
Ah! Los susurros de la inmortalidad. Sólo Eliot, Laclau, sólo Eliot. La moraleja es maravillosa, aunque no le gustaban, "...keep our metaphysics warm".

Gracias (otra vez ese no soy yo, mis manos escriben solas). La muerte, la vida, el amor y la inmortalidad. No merecen un café. Merecen una obsesión.

Te beso, como en las mudrugadas de supermercado
LaClau ha dicho que…
Efectivamente R, sólo Eliot. Nadie como él.
Las obsesiones se viven todo el tiempo, antes, durante y después del café, del vino y de la vida.
Angharad. ha dicho que…
Excelente blog. Admirables pensamientos... cuesta creer que uno se ha arraigado demasiado a la realidad... quién no querría como Ud vivir en medio de una barroca fumarola de embriagante café...

Bueno... es lo que uno a decidido vivir...

Te recomiendo la siguiente web, que seguramente te gustará mucho... Se trata de una forma de arte demasiado contemporáneo... pero es una buena idea para los amantes del café y los trazos... Se llama "ARFÉ", y consiste en hacer dibujos y pinturas sólo con los matices que ofrece una taza de café...
Al menos a mi me sirve en mis momentos de distracción :D

http://www.justcoffeeart.com/


Ok...me retiro. Un gustazo!!

Se despide otra fanática del café...



Angharad. :P
LaClau ha dicho que…
Angharad,
Gracias por tu visita y tus palabras. Pues eres bienvenida a perderte en las fumarolas de café y en los residuos de las tazas que inevitablemente llevan algún significado.
Ya me di una vuelta por tu blog y lo disfruté muchísimo.
Te espero por aquí. Gracias por la recomendación, también me daré una vuelta por allá.
Hasta pronto.
elcuervolopez ha dicho que…
No sé inglés.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…