Ir al contenido principal

El poder curativo del perdón

La psicóloga Robin Casarjian señala que el perdón tiene un enorme poder sobre las personas y que reconciliarse con él puede traer gran paz y felicidad interior. Las grandes tradiciones espirituales le dan un inmenso valor como instrumento de reconstitución y encuentro. 

En su libro Perdonar. Una decisión valiente que nos traerá la paz interior, la autora destaca que este acto nos promete la liberación del poder que ejercen sobre nosotros las actitudes y los actos de otras personas. Nos vuelve a despertar la verdad de nuestra bondad intrínseca  y el hecho de que somos dignos de amor. Me atrevería a decir que su libro es una especie de promesa de que cada uno de nosotros, los lectores que tomamos café y los que no, podemos ser capaces de deshacernos de la confusión emocional que generan el odio y el rencor y seguir adelante sintiéndonos mejor con nosotros mismos y con la vida. 

Por supuesto que perdonar representa todo un desafío, sobre todo en una cultura como la nuestra que le da tanto valor al Yo y al Ego. Casi podríamos decir que se nos enseña desde pequeños y a través de diversos medios a no perdonar pues ello lleva implícito un símbolo de flaqueza. ¿Qué sucedería si hubiésemos aprendido que perdonar es un acto verdaderamente valiente y que lleva implícita una gran integridad? 

Casarjian plantea algunas preguntas que comparto con ustedes y que pueden invitarles a  pensar el tema desde otra perspectiva: 
  • ¿Evitas perdonar como una manera de demostrar que "tienes razón"?
  • El enfado al que te aferras, ¿es una forma de controlar la situación?
  • ¿Es una forma de mantener una cierta ilusión de control?
  • ¿Es el enfado una manera de evitar la intimidad?
  • ¿Es una manera de eludir sentimientos más profundos de tristeza, desesperación, dolor, abandono y rechazo?
  • ¿Es una forma de hacerte oír?
  • ¿Es una manera de aferrarte o soltarte?
  • ¿Es una forma de castigar y desquitarte?
  • ¿Es tu manera de insistir en que el problema no es tuyo sino de la otra persona?
  • ¿Es una forma de hacer que la vida continúe tal como está y evitar la claridad que podría proporcionar un cambio que temes? 
Pienso que la respuesta a cada una de estas preguntas puede llevarnos a conocernos un poco mejor y puede proporcionarnos elementos valiosos para encontrar maneras de solucionar los conflictos. Si conocemos nuestro punto de partida tendremos mayores posibilidades de resolver la situación que si desconocemos por completo las fuerzas internas que nos mueven. 

En todo caso, recomiendo la lectura de este libro en este inicio de año. Reflexionar sobre el perdón puede ser una buena manera de comenzar y actuar diferente en este 2008 lleno de posibilidades. Creo que es mejor elegir estar en paz que tener razón. ¿Qué opinas?

El link que aparece en el título de la obra te lleva a una versión autorizada del libro que circula en internet. No tienes pretexto para no leerlo. 

Aquí está el post de otra persona que también habla sobre el tema y que plantea ideas interesantes al respecto. 

Comentarios

Rómulo ha dicho que…
No conocía ese título, lo estoy leyendo ahora gracias al link que has compartido con nosotros. Un tema interesante, no muy fácil de aplicar en mi persona, pero no imposible.

De verdad muchas gracias por compartir esto con todos.

Un saludo desde Lima, Perú
LaClau ha dicho que…
Hola Rómulo,
Gracias por tus comentarios, espero que el libro te guste. Me parece que aplica para cualquier persona, independientemente de sus creencias religiosas (o políticas!).

Ojalá que encuentres algo que te sea valioso y gracias por dejar tu comentario en el Blog. Por acá te espero para tomar café.
Saludos desde México.
la ramona ha dicho que…
Te agradezco toda la investigación que haces siempre en tus textos. Se siente tu dedicación antes de hacer "un comentario leve entre sorbos de cafe" y tienen tal fluidez que no se siente el tanto trabajo implicado en él. Siempre encuentras el link para enriquecer tus comentarios y para enriquecer a tus lectores.
Considerame una de tus agradecidas lectoras-fans. Hacer un comentario en tu blog, me ha obligado a quemar un poco mis neuronas y ensayarme conmigo sobre todo.
Cuando lea el libro ya te comentaré al respecto.
En alguna clase que tomo se dice que "perdonar es mantenerse amandose"
LaClau ha dicho que…
Querida Ramona,
Gracias por tu visita y espero que encuentres el libro valioso. Gracias también por tus comentarios, me comprometen aún más con este proyecto.
Que tengas un bonito día.
elcuervolopez ha dicho que…
Buen post, aunque disiento en algunas cosas.
Al margen, en la medida de tu tiempo, ganas, etc, porque lo he pasado y es un trabajo algo aburrido, adhiérete a directorios, coloca botones de pings, actualiza, adhiérete a feedburner, etc. fíjate en mi blog.
LaClau ha dicho que…
Mr. Crow, ya me fijé en tu blog, pero hay algunas cosas que no entiendo bien para qué sirven. Estoy aprendiendo apenas. Pensé que había puesto feedburner en mi blog, pero creo que algo no lo hice bien. Me está llevando tiempo comprender este mundo.
elcuervolopez ha dicho que…
¡Manifiéstate!
El tema del perdón.
Hay un punto crucial: el dolor, el daño. No leí el libro y dudo que lo haga. Tengo un severísimo concepto de esta clase de libros. Es muy sencillo arengar tal o cual solución cuando no es la propia piel. En mi profesión he visto en estos 25 años muchos, muchísimos que discurrían filípicamente sobre el perdón pero cuando a esas mismas personas les pasaba algo fuerte y traumático, sólo querían sangre. Andá a hablarle de perdón. Diría, sin ánimo de parecer agresivo, que fomentar el perdón es algo repulsivo. Que perdone quien quiera y lo sienta.
LaClau ha dicho que…
Querido Cuervo,
Te comprendo pues muchas aborrecí este tipo de libros, pero algún día les encontré sentido. Lo significativo del tema es la libertad: puedes optar o no por perdonar, es una decisión interna. Es una opción y una elección: eso es la vida, decidir. Hasta no decidir es una opción: se decide no decidir y punto.

Lo que me gusta de Casarjian, la autora, es que no te tira un rollo magnánimo sobre el tema, simplemente te hablar de las opciones, beneficios y posibilidades implícitas en el perdón. Insisto, se trata de una decisión y se puede optar por no hacerlo. Cuando narra en primera persona y opta por el perdón como una manera de sanar su experiencia (que francamente está durísima y en sus circunstancias no sé si yo podría siquiera pensarlo), la mujer te deja dudas....y también te abre puertas.

Es más fácil, me parece, optar por aferrarse al odio y al rencor pues implica no moverse del lugar en que uno se encuentra. Si sigues odiando tu objeto de odio no se transforma (en ti mismo) y puedes seguir aferrada al él .... pero a través de un puente muy poco estimulante. Optar por cambiar implica vivir, pensar y sentir las cosas de manera diferente y en última instancia, reinventarse uno.... ese es el reto.

En todo caso mi querido Cuervo, es una alternativa... y es bueno saber que existe.
longge ha dicho que…
I will be totally in love with the fabulous sporty shoes like Hogan scarpe
. The house of Hogan scarpe uomo
is known for its casual-chic sneakers for him as well as her, you want to pick hogan donna
and try it out, and you can opt for Hogan scarpe donna
along with try it out.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…