Ir al contenido principal

Ese extraño estado de ánimo: la tristeza


Querid@s amig@s del café, la tristeza se ha presentado sin avisar. Definitivamente no es mi estado de ánimo favorito, pero reconozco que también tiene su encanto. 

¿Ustedes cómo la viven? Yo me encierro en mi misma, hablo poco, me aíslo, callo, callo mucho.  A veces me da sueño, otras me da por pensar y escribir. Lo que me gusta de la tristeza (qué irónico ¿no?) es saber que eventualmente le encuentro algún significado a lo vivido. Me pone en contacto con mis sentimientos más profundos, incluyendo por supuesto aquellos que no me gustan y a los que trato de evitar a toda costa y que paradójicamente, son los que más cosas me enseñan.  

La tristeza la vivo por muchas razones: el desenlace no esperado (o a veces el esperado pero menos deseado) de alguna situación o proceso; el final de algún ciclo (y las despedidas me cuestan trabajo, que ni que); el dolor ajeno también me la produce;  saberme impotente para resolver alguna situación ha sido una causa de su llegada en diversas ocasiones; reencontrarme con aspectos de mi vida que no me gustan o reconocer actitudes propias que me dañan o dañan a otras personas.   Lo que si sé es que cada vez que ha llegado de visita sin avisar me ha fortalecido sin proponérmelo. 

Al final me encuentro más humana (¿será que en algún momento me he sentido la mujer maravilla y la tristeza viene a poner las cosas en su lugar?), sensible, comprensiva y conectada más intensamente con la vida. 

En fin. Lo que se me antoja ahora es un chocolate caliente. ¿Alguien me podría invitar? 

Comentarios

elyibi ha dicho que…
LaClau, aunque no te conozco lamento mucho este estado de ánimo. Yo lo odio y lo que menos haría sería escribir sobre él.
Que se te pase pronto.
LaClau ha dicho que…
Gracias Elyibi,
Tampoco es mi predilecto, pero cuando hay que lidiar con él,¿qué se le hace?
GRacias de nuevo.
Laura ha dicho que…
Más que un chocolate caliente, te reitero el lugar tan especial que tienes siempre en mi corazón. Y sí, la tristeza nos hace más humanos, y citando a Bucay, es "una emoción normal y saludable, aunque dispacentera porque nos hace exrañar lo perdido." Pero "... permite luego que uno vuelva a estar completo, que suceda el cambio, que la vida continue en todo su esplendor." Permítete sentir esa tristeza que al ser vivida en conciencia de una "para qué",se convierte en un sentimiento fecundo.
elcuervolopez ha dicho que…
Todos los estados de ánimo son valiosos. Nos hacen humanos y nos dejan enseñanzas, nos limpian, nos dan una pausa y un nuevo horizontes de reflexión. Es como la derrota: hay que perder a veces para saber y reflexionar.
Quienes la desprecian y no saben apreciarla me recuerdan a los necios que viven quejándose de lo que ellos definen "como mal o feo tiempo" cuando llueve o está nublado y gris.
No hay tristeza constante. Como el péndulo va y viene. Es muy clásico que quien se sienta triste, se encierre en sí mismo. Lo grave es cuando hay un estado crónico compulsivo hacia la tristeza.
Yo siento tristeza por la impotencia que me provocan las cosas que no son ni serán.
Pero soy un guerrero y mal que me pese, maestro, líder, y tengo que encerrar bajo siete candados a mi tristeza, y soltarla en la soledad de mi cuarto.
elcuervolopez ha dicho que…
Tengo una propuesta para tí. Contáctame por mail.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…