viernes, 18 de enero de 2008

María Amelia: Lecciones de vida

Sin proponérmelo me he enamorado de una mujer de 96 años. Se llama María Amelia y es la cibernauta más famosa en España. Su vida ha aparecido repentina e inesperadamente en los medios de comunicación, en la prensa escrita y electrónica, es tema de infinitas conversaciones de café y sobremesas. Me fascina. 

Esta increíble mujer ha decidido incursionar a la blogósfera cuando su vida está a punto de llegar a los 100 años. Sus palabras están llenas de vida, de ganas, de experiencia, de sinceridad, de sorpresa, de fuerza.  María Amelia ha descubierto en este particular espacio una nueva razón para vivir, para expresar sus más profundos pensamientos, para transmitir sus emociones y sus ideas, que afortunadamente, son muchas. 

Su presencia me ha llenado de preguntas y de sorpresa. ¿Por qué nuestra cultura se ha dedicado a buscar en la juventud la razón de ser de todo? ¿Por qué esta adoración a la piel tersa, a las mentes inexploradas, a la inexperiencia como ideal? ¿Por qué hemos olvidado el valor de las canas, de las miradas jóvenes en cuerpos que han vivido décadas, de los corazones que han amado, que se han decepcionado, que han sufrido, que han vivido y que cada vez laten con menor facilidad? 

La voz de María Amelia me ha obliga a comprometerme con la vida, con cada día, con cada instante, con cada experiencia, con cada palabra dicha, escuchada, vivida y sentida, con cada persona con la que cruzo una mirada, conocida o no, con cada ser vivo, con las ideas, con el infinito poder de las ideas, con mis quereres y mis amores, con el silencio, con la luz, con la oscuridad.  

Querida María Amelia, gracias por tu maravillosa lección de vida, por dejarnos abrazarte, por permitirnos ver el mundo a través de tus pupilas, por dejarnos apoyar en tu bastón para dar nuevos pasos.  

Aquí está el vínculo a su blog rosa mexicano y a sus conversaciones. 

Por cierto, mi madre tiene 78 años y lleva meses tomando clases de computación y de Internet. Ya tiene cuenta de correo y nos envía cuidadosamente correos con mensajes que recibe y que le gustan. La estoy convenciendo de que haga su blog, pero no se anima porque dice "que no tiene mucho que decir". Por supuesto que no le he hecho caso y seguiré insistiendo.  

Son estos casos los que me reconcilian con la tecnología: no se trata sólo de usar el medio sin contenido, la experiencia puede encontrar canales de comunicación para darse a conocer. Qué bueno. 

He aquí un reportaje sobre nuestra famosa internauta.

5 comentarios:

la ramona dijo...

¡Vaya que estoy de acuerdo contigo! Tengo la dicha y el regalo y el privilegio de tener una abuelita, una voz de casi 102 años que es un deleite. Su risa tiene historia y soledad, la miro, la siento y tengo la sensación de que esta soledad es la que va llenando la vida de ella cuando se ha ido quedando huerfana de cercanias. Siempre me pregunto como regresarle presencias porque me doy cuenta que empieza a estar llena de ausencias. La grabo cada vez que estoy con ella, esperando algun día poder escribirla. La alegria de esta mujer amable y querible: Maria Amelia ¿tendrá que ver con que sus días se han llenado de presencias?
Supongo... solo supongo.
Quisiera hacer un blog para mi abuela dulce en el que pueda decirse cada día, en sus recuerdos, en su sabiduria, en su dulzura, en sus amores, en sus enojos... en lo que venga a su dia. Y tal vez así retenerla cien años más junto a mi.
Tengo una madre, como tu, de 78 años y ahora insistiré, como tu, en que se escriba y se ensaye y se atreva y se descubra y se apasione y se obsesione y se enganche... como Maria Amelia.
¡Como si vivir no fuera suficiente tema para un libro!

la ramona dijo...

Por cierto me olvidé comentarte que hoy escuche por radio que se inaugura (o ya se inauguro) la Universidad para la Tercera Edad en la Del. Benito Juarez para que puedas avisarle a tu madre; yo mañana le avisaré a la mia.
¿Será que estamos creciendo en conciencia?
PD Hoy noté que no sirve tu contador de visitas. ¿y si ya somos miles de miles y no te has dado cuenta?

LaClau dijo...

Querida Ramona, que fortuna tener una abuelita de más de cien años!!! Veo que nuestras vidas tienen muchas cosas en común pues la mía también es testigo vivo del siglo que concluyó y de este nuevo y tecnologizado mundo. Es una bendición. Lo que dices de la tuya es muy hermoso y bien vale la pena seguirla grabando, su testimonio es invaluable: lecciones de vida permanentes.

Deberíamos abogar también porque las personas mayores aprovechen este medio tan lleno de posibilidades para que se expresen y nos transmitan un poco de su experiencia. Estamos tan hechos hoy por hoy a darle valor a lo "novedoso" que hemos dejado del lado otro aspecto único de la vida: la experiencia y la sabiduría que proporciona el haber vivido. Insiste con tu madre, yo insistiré con la mía.
Gracias por tu tiempo y dedicación en cada comentario. Me gusta encontrarte por aquí.

Anónimo dijo...

Hola: seria muy interesante conocer el origen que dió vida a la gran mujer que creó este blog, pienso que es una obligación de tu parte que le comuniques a tu mamá que ella tiene el compromiso de crear su blog y hablar con nosotros.
saludos.
Anonimo 2

LaClau dijo...

Hola Anónimo,
¡Gracias por esas palabras! Te tengo una buena noticia, mi madre ha creado su propio blog. Es maravilloso ver a una persona mayor incursionando en la blogósfera y venciendo su temor a la tecnología. Increíble.
Aquí lo puedes visitar: http://www.mujeresconstruyendo.com/blog/abuela/