Ir al contenido principal

Inés del Alma Mía

“Inés del Alma Mía” eran las palabras que Pedro de Valdivia, el ilustre Conquistador de Chile por allá de mediados del siglo XVI, le susurraba a Inés Suárez al oído. Eran las palabras que estremecían a esta extraordinaria mujer cuando las escuchaba. Eran las palabras de aliento, aquéllas que le daban fuerza para caminar por senderos inhóspitos y enfrentar los avatares de la conquista del “incoquistable” país del cono sur. 

Isabel Allende narra con esa prosa que la caracteriza la Conquista de Chile vista desde los ojos de Isabel Suárez, española fuerte y valiente que nació en Plasencia y que viajó al Nuevo Mundo en 1537, tiempos en que las mujeres necesitaban permiso de sus maridos y de la Iglesia para transitar por la vida. Fue no sólo la compañera sentimental de Valdivia, aunque éste estuviese casado y su esposa viviera en España, sino uno de sus pilares para emprender el camino a la tierra de los Mapuches, y también la cofundadora de Santiago de Chile. 

Comparto con ustedes mi impresión de esta lectura, pues me ha dejado con un agradable sabor de boca. Encontré en sus páginas a una intensa mujer, cuyos ojos casi pude ver llenos de vida, aventura y voluntad, dispuestos a explorar lo desconocido y a tomar decisiones inquebrantables en un momento de la historia en el que ésta era vista, narrada y aparentemente escrita por los hombres. Su influencia fue documentada, pero las hazañas fueron casi olvidadas por los historiadores durante más de cuatrocientos años. 

¿Cuántas historias de mujeres han quedado en el olvido correspondientes al “descubrimiento” del Nuevo Mundo? Los libros describen el valor de Hernán Cortés, de los Pizarro, de Valdivia, pero han ignorado a Inés Suárez o han desacreditado a mujeres como La Malinche por “venderse” a los españoles. ¿Qué vivieron, cómo lo vivieron, qué sintieron, qué pensaron cuando se encontraron con otros hombres que idolatraban a un hombre crucificado? ¿Qué vivieron las otras mujeres, las anónimas, que han pasado inadvertidas y que fueron violadas a nombre de Dios?

El mundo que describe Inés es el mundo sobre el que hemos leído o escuchado pero visto desde otra óptica. Habla de la España en la que nació y creció, de la emoción que vivían los hombres ante la posibilidad de encontrar oro en otras tierras y del abandono de las mujeres que se quedaban a esperarlos. Describe el andar de una mujer en busca de la libertad por tierras extrañas y del encuentro con ella misma gracias a lo desconocido. 

Fue su espíritu lo que la convirtió en la Gobernadora de Chile de facto. Si no hubiese escuchado esa voz interna –como bien lo dice ella misma- su destino hubiera sido permanecer como una costurera pobre de su tierra, vestida de negro y esperando a que su marido regresase del Nuevo Mundo, sin más derecho que salir cuando su familia le diese autorización. 

Se los recomiendo, Inés del Alma Mía de Isabel Allende

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…