Ir al contenido principal

Sobre la inexistencia del concepto de "accountability" en México

No hay duda, las palabras construyen realidades y son, al mismo tiempo, un reflejo de la realidad en la que son usadas.  La palabra "accountability" ha sido empleada en países democráticos en donde el equilibrio de poderes y la rendición de cuentas son una constante, una práctica común y conocida tanto por los políticos como por los ciudadanos.  

Implica que los votantes conozcan las actividades y acciones de los funcionarios electos, quienes a su vez hacen transparentes sus acciones debido a que el mandato que los rige es el de aquellos a quienes le deben su puesto: sus electores. Existe una clara conciencia de la relación que los funcionarios tienen con sus votantes; no pueden obrar al margen de su conocimiento y sus acciones deben ser un reflejo del interés de  sus representados. La vigencia en sus posiciones, ya sea el congreso o puestos ejecutivos en los que puede haber reelección tales como las alcaldías, está determinada por el respeto que los ciudadanos tengan por él o ella y por él respeto que éste o ésta a su vez tenga por aquellos. No puede tomar decisiones al margen de sus votantes, el costo sería muy claro: ser "despedido" de su encargo y el electorado pondría a alguien más en su lugar. 

Por supuesto, existen y se dan abusos. Existen funcionarios que logran engañar hábilmente a sus votantes, pero el escrutinio público y la clara conciencia del poder del voto hacen que la ciudadanía exija cada día mayor transparencia y que sea más complicado tomar decisiones marginándola. 

¿Por qué no existe entonces el término en la realidad mexicana? La respuesta sencilla es:porque no fue necesario emplearla. Los políticos "electos" debían rendir cuentas única y exclusivamente al partido en el poder. Sus electores eran un mero requisito del totalitarismo barnizado de democracia y que eran usados para legitimar al sistema en su conjunto.  En efecto, habían elecciones en donde siempre ganaban los candidatos del partido en el poder y que una vez que llegaban al poder se olvidaban del valor y de las promesas que habían hecho a sus votantes. ¿Rendición de cuentas? Ese término existía en la imaginación de algunos teóricos -o locos- pero claramente no en la práctica política. Ni los electores pensaban que podían exigir algo a sus "representantes" y éstos no tenían interés alguno en escucharles. Su lealtad estaba con y en el PRI. (Como se ha visto recientemente, esta actitud está permeada en el "ethos" de los mexicanos hasta la médula pues existe una clara tendencia de los partidos políticos a ignorar a sus electores permanentemente. Hay matices, claro está, pero son la excepción.)

Por ello, con la transición a la democracia mexicana ha sido necesario importar términos que acompañan a la práctica democrática en otras latitudes pero que no tienen arraigo en este sistema. No existe una sola palabra que pueda emplearse para traducir literalmente el término "accountability" sino una suma de términos que en conjunto se aproximan al significado del concepto en inglés: rendición de cuentas con transparencia y respeto por y hacia los electores. 

Entre las ideas que nosotros podemos exportar a otros sistemas políticos se encuentran: coyotaje, hacerse pato, dejar hablar al príista que todos llevamos dentro (y que los perredistas conocen bien....),  dar gato por liebre... etcétera. No creo que sean términos que abonen a la gobernabilidad democrática, pero sin duda alguna, le dan de qué hablar a los medios de comunicación. 

Imagen: Wordpress

Comentarios

BETTINA PERRONI ha dicho que…
vaya que las cuentas claras son necesarias en nuetro país. Pueden usar el término que quieran el punto es, erradicar tantos vicios ocultos, tanta falta de democracia, falta de honestidad y sobre todo corrupción...

No, no me había olvidado de pasar a saludarte... apenas me ha sido posible.

Aplaudo que Gucci finalmente diera un paso a favor de la fauna.

Y por otro lado, agradezco mucho ese premio que has dado a mi humilde blog. Pronto lo publicaré. GRACIAS! y que tengas padre fin de semana :)
El R ha dicho que…
LaClau, he vuelto a recaer. Confieso que soy un reincidente de tus provocaciones. Ni modo, a lo mejor ese es mi karma. A diferencia de tu evidente compromiso (que celebro y suscribo) en contra de la crueldad y la violencia (que en este caso sucede con las foquitas) . Difiero parcialmente de lo que dices acerca de la "accountability", a partir que decidiste utilizar un paréntesis. Vamos por partes:
1. Me parece una generalización ligera decir que la falta del compromiso y de transparencia es característica del ETHOS de los mexicanos. En todo caso de los políticos mexicanos. Sólo para diferenciarnos pudorosamente.
2. Lo curioso del terminajo, no es que no exista su definición nacional o su equivalente local con otra sola palabra. Creo que poniéndose un poco chauvinistas (el cual por cierto, es un terminajo importado también), se debe reconocer que no existe un vocablo equivalente en lengua castellana y me parece que tampoco en ninguna de las lenguas romances. Es curioso que no aparezca el término en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (XXII ed).
3. ¿Habría algo de malo en que en lugar de un sólo vocablo existíese una cadena de palabras para describir el mismo fenómeno? Yo no lo sé. Me parece que lo sustantivo es que los políticos (y las instituciones) se comporten conforme a límites éticos y morales acordes con la evolución democrática. (Me sigo preguntando, qué hace Patrón Laviada como procurador ambiental si es objeto de una investigación por despojo y lo único que sabe del medio ambiente es que el cesped es verde, a veces).
4. ¿Debe exportar algo el sistema político mexicano? No lo sé. Pero no tendría que exportar necesariamente esos terminajos que efectivamente han formado parte de nuestra realidad cultural(y de la de muchos otros también). O qué ¿acaso hay alguna sociedad impoluta que no tenga cosas de la cuales avergonzarse de sus sistemas políticos o de sus políticos?
5. Niccoló di Bernardo dei Macchiavelli (tampoco mexicano, por cierto), más conocido en el hampa de la Ciencia Política como Maquiavelo, no creo que hubiese estado de acuerdo contigo. Aunque claro, él tampoco había escuchado de la accountability democrática (ya ves cómo era el Renacimiento). Sólo de Savonarola y lo exhibió en los medios de la época. Pero de haber escuchado de la ley de transparencia seguro que no achicharra al Savonarola.
6. Después de la eliminación del equipo nacional de futbol en el selectivo para las olimpiadas, había perdido la esperanza de poseer algún monopolio emocional de aparecer en algún primer lugar. La accountability me lo había regresado, pero transparencia internacional se encargó de echarme el festejo por los suelos como si fuera día de pago de impuestos. Resulta que según ellos (que no son mexicanos) no somos la sociedad más opaca y menos responsable. Es una transición LaClau.
Te mando una "abrazuqueada"* (*/Terminajo de manufactura local que segurito no tiene equivalente en Latín antiguo, a pesar de lo cual se besaban y abrazaban)
LaClau ha dicho que…
Bettina,
Gracias por tu visita y por pasar por tu premio.
Este país está en proceso de reconstrucción y requiere el compromiso de tod@s para construir lo que decimos anhelar.
También aplaudo ese pequeño gran paso de Gucc y pienso seguir dando mi voz a quienes no la tienen.
Un abrazo y que tengas una semana disfrutable.
LaClau ha dicho que…
Querido R,
Yo no difiero contigo, creo que tenemos puntos de vista complementarios sobre este tema. Cierto, la falta de rendición de cuentas y el mal gobierno no son un patrimonio exclusivo de los mexicanos, pero como dice Cristina Pacheco "aquí nos tocó vivir" pues hablo de este país que habito y en el que quiero que las cosas sucedan para mejorarlo.

Si estamos en plena transición, pero me niego a ser autocomplaciente con el proceso. Hay muchas cosas que no funcionan, y la rendición de cuentas es una de ellas. A nivel federal se han dado pasos valiosísimos pero insuficientes, a nivel estatal y local se ha hecho poco o mejor dicho, se ha hecho más política que rendición (para botón de muestra el DF y los resultados del CIDE sobre transparencia por aquí).
Creo que con la riqueza de nuestro idioma y sus raíces insertas en las lenguas romances, perfectamente hubiésemos podido construir un vocablo, o muchos, que hiciesen referencia a ello. No existe porque no fue necesario en la cultura que rodea a esas lenguas. Sería muy valioso un diálogo con antropólogo del lenguaje para ayudarnos a vislumbrar esta confusa realidad. Por lo pronto, en pocos países de habla hispana en este Continente la famosa llevada y traída "accountability" es más una importación teórica de los estudiosos de la democracia que una realidad cristalizada en el sistema.
Coincido en que los políticos son los expertos en no llevarla a cabo, pero insisto en que va con el tema de nuestro mexicanísimo ethos puesto que la rendición de cuentas y la corresponsabilidad no son un tema de su propiedad. ¿Acaso las mordidas a los policías y el intento de compra de velocidad en un trámite administrativo no es un asunto ciudadano? ¿Los estudiantes que compran exámenes y los profesores que los venden están exentos de rendir cuentas? No lo creo y si creo que es un tema que nos involucra a TODOS Y TODAS a todos los niveles.
Un abrazote en castellano.
Anónimo ha dicho que…
Any replica handbags
could be purchased at beneath than bisected the price. There is a adumbration of blush on the replica louis vuitton
. If you are searching for a abundant bigger and anatomic replica handbags
, this one is it. It aswell follows the archetypal replica bags
.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…