viernes, 25 de abril de 2008

La inmensidad que nos rodea

Posiblemente el cielo ha sido testigo de batallas entre ejércitos de colores diversos y con armas luminosas. Tal vez sean esas confrontaciones las que pueden observarse sin aliento y con admiración, con la certeza de que el verdadero valor de la lucha radica en la lucha misma, en las gamas y tonalidades resultado del choque de espadas intergalácticas y estelares. Posiblemente esa sea la única lucha que ansiamos ver y cuyo final no deseamos jamás. ¿Qué otra cosa podría ser una aurora boreal? 


Dato curioso: ¿Sabías que las auroras boreales producen sonidos? Te invito a develar este misterio aquí. 

2 comentarios:

Camille Stein dijo...

dios hace limpieza en el cielo y todos los ángeles sacan lustre al azul: descuelgan nubes y aletean para restaurar su brillo: aurora boreal :)

un beso

LaClau dijo...

Eso también pudiera ser, una profunda limpieza angelical en la que el brillo de los tonos es el que va surgiendo conforme estos pequeños y alados seres trabajan en sus encomiendas.
Otro beso,