Ir al contenido principal

Los sonidos del silencio


Hoy los he descubierto y se manifiestan a través de una amplia gama de expresiones, visuales, auditivas, inclusive táctiles. Hoy los sonidos del silencio se me aparecen de manera vívida, han dejado de ser letra muerta y he descubierto su aliento y respiración. 

El otro día los encontré caminando al lado de la carretera, lenta y suavemente. Mientras los coches pasaban a su lado sin detenerse o reparar en su presencia, ellos iban a su ritmo, a su tiempo, mimetizándose con los colores de la tarde mientras ésta desaparecía lentamente entre los ocres, los rosados y la noche. Su presencia se manifestaba de manera intermitente junto al canto de los grillos. 

No sé en qué momento se sentaron junto a mi, pero estuvieron a mi lado durante muchas horas. Le daban espacio a mis pensamientos y trataban de detener mis lágrimas mientras éstas rodaban por mi mejilla y caían sobre mis muslos. Me acompañaron por un espacio de tiempo que el reloj jamás pudo medir. 

Los sentí mientras los párpados se me cerraban con el peso del cansancio. Supe que eran ellos pues su tacto era como una suave tela, ligeramente fría, volátil y etérea que rodeaba mi cabeza, brazos y corazón mientras el sueño me transportaba al rincón de todo lo posible. También sentí su respiración, suave y acompasada, complementaria a mis propios latidos, cerca de la nariz. Su aroma era un tercio de lavanda, otro de tierra mojada y otro poco de ese misterioso y fresco árbol “huele de noche”. 

Qué extraño, pero los escuché susurrar. Su voz era suave, casi como una intuición de vocal, y creo que hablaban en verso. 

Qué ignorancia la mía, siempre imaginé que el silencio era la carencia de sonido. He vivido engañada, el silencio tiene un mundo propio y se expresa como solo él sabe hacerlo. Insistimos en no escucharlo pues nuestros pensamientos engendran tanto ruido que no le damos cabida, pero ahí está, siempre, dispuesto a compartir todo lo que tiene que decir para quien quiera, o necesite, escucharlo. Para ello existen sus sonidos. 

Comentarios

mArXelLa ha dicho que…
Querida La Clau, que manera de describir el sonido de tú silencio...tienes razón, a veces el ajetreo diario y la rapidez de la vida nos hace no verlos (claro, si el sonido se viera tendría matices tan diferentes) que gran descubrimiento has hecho, a veces en silencio es cuando mejor se conversa y más aún con uno mismo. Un beso
Camille Stein ha dicho que…
El silencio es un universo con reglas propias. Es cierto, lo digo por propia experiencia, que despierta todos los sentidos. Del silencio salen los sonidos, los ecos interiores, los murmullos retenidos. Su sonido audible parece que nos habla bajito al oído...
Gracias por este silencio :)
Un beso.
LaClau ha dicho que…
Marx, Camille,
El silencio está lleno de verdades, secretos y caminos por explorar. Aparece en cualquier momento y podemos aceptarlo o no. Sus sonidos son, también, particulares para cada uno de nosotros. ¿A qué suenan los suyos?
Un beso y gracias por su visita.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…