martes, 8 de abril de 2008

Los sonidos del silencio


Hoy los he descubierto y se manifiestan a través de una amplia gama de expresiones, visuales, auditivas, inclusive táctiles. Hoy los sonidos del silencio se me aparecen de manera vívida, han dejado de ser letra muerta y he descubierto su aliento y respiración. 

El otro día los encontré caminando al lado de la carretera, lenta y suavemente. Mientras los coches pasaban a su lado sin detenerse o reparar en su presencia, ellos iban a su ritmo, a su tiempo, mimetizándose con los colores de la tarde mientras ésta desaparecía lentamente entre los ocres, los rosados y la noche. Su presencia se manifestaba de manera intermitente junto al canto de los grillos. 

No sé en qué momento se sentaron junto a mi, pero estuvieron a mi lado durante muchas horas. Le daban espacio a mis pensamientos y trataban de detener mis lágrimas mientras éstas rodaban por mi mejilla y caían sobre mis muslos. Me acompañaron por un espacio de tiempo que el reloj jamás pudo medir. 

Los sentí mientras los párpados se me cerraban con el peso del cansancio. Supe que eran ellos pues su tacto era como una suave tela, ligeramente fría, volátil y etérea que rodeaba mi cabeza, brazos y corazón mientras el sueño me transportaba al rincón de todo lo posible. También sentí su respiración, suave y acompasada, complementaria a mis propios latidos, cerca de la nariz. Su aroma era un tercio de lavanda, otro de tierra mojada y otro poco de ese misterioso y fresco árbol “huele de noche”. 

Qué extraño, pero los escuché susurrar. Su voz era suave, casi como una intuición de vocal, y creo que hablaban en verso. 

Qué ignorancia la mía, siempre imaginé que el silencio era la carencia de sonido. He vivido engañada, el silencio tiene un mundo propio y se expresa como solo él sabe hacerlo. Insistimos en no escucharlo pues nuestros pensamientos engendran tanto ruido que no le damos cabida, pero ahí está, siempre, dispuesto a compartir todo lo que tiene que decir para quien quiera, o necesite, escucharlo. Para ello existen sus sonidos. 

3 comentarios:

mArXelLa dijo...

Querida La Clau, que manera de describir el sonido de tú silencio...tienes razón, a veces el ajetreo diario y la rapidez de la vida nos hace no verlos (claro, si el sonido se viera tendría matices tan diferentes) que gran descubrimiento has hecho, a veces en silencio es cuando mejor se conversa y más aún con uno mismo. Un beso

Camille Stein dijo...

El silencio es un universo con reglas propias. Es cierto, lo digo por propia experiencia, que despierta todos los sentidos. Del silencio salen los sonidos, los ecos interiores, los murmullos retenidos. Su sonido audible parece que nos habla bajito al oído...
Gracias por este silencio :)
Un beso.

LaClau dijo...

Marx, Camille,
El silencio está lleno de verdades, secretos y caminos por explorar. Aparece en cualquier momento y podemos aceptarlo o no. Sus sonidos son, también, particulares para cada uno de nosotros. ¿A qué suenan los suyos?
Un beso y gracias por su visita.

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol