Ir al contenido principal

Las enseñanzas del Tarot Osho Zen

La existencia del tarot se remite a cientos de años en la historia de la humanidad y sus imágenes y simbología han sido utilizadas por los hombres para tratar de predecir su futuro o resolver misterios indescifrables.  

El Tarot Osho no es un tarot tradicional en los sentidos mencionados, es más bien un juego trascendental zen que busca reflejar el momento, mostrando constantemente lo que hay y existe aquí y ahora, sin juicio ni búsqueda futura. Lo que busca este juego es llamar a quien lo juega a despertar, a ponerse en sintonía con la sensibilidad, a ser receptivo, intuitivo, a vivir su individualidad y su fuerza interna. 

Hoy pensé en compartir una carta para los lectores de Conversaciones de Café. Es la número 5 de los arcanos menores de la mente y se llama Comparación. Su imagen es la del tronco de un roble junto al tronco de un bambú. ¿Qué dice? 

"¿Te han dicho alguna vez que el bambú es mas hermoso que el roble, o que el roble es más valioso que el bambú? ¿Piensas que al roble le habría gustado tener un interior vacío como el del bambú? La idea misma de que dos árboles se comparen resulta ridícula, pero los humanos parecemos tener este hábito muy arraigado."

El tema de fondo que toca la carta es esa sensación que muchas veces llevamos por dentro en la que pensamos que las otras personas son mejores que nosotros o  que nosotros somos mejores que los demás. La mejor manera de encontrar quién es uno no consiste en compararse con los otros sino en ver si estamos siendo todo lo que podemos ser y estamos desarrollando nuestro potencial al máximo. Las comparaciones siempre llevan adjetivos implícitos: mejor, peor, superior, inferior, pero no todo en la existencia es así. ¿Alguna vez has pensado que las cosas son perfectas tal cual son? ¿Es mejor un tigre por ser más grande que un gato o un pino que una bugambilia? ¿No será que todo es necesario y cada cosa está en el lugar que le corresponde? ¿Será que lo que tenemos que hacer es descubrir lo que somos y serlo de la mejor manera posible? 

Les comparto una fotografía que me remitió a la carta. ¿Verdad que el tronco del pino y el follaje a su lado son increíbles? Se complementan hasta en los colores y cada uno es hermoso en sí mismo. ¿Alguien pensaría que uno es mejor que otro?

Comentarios

Camille Stein ha dicho que…
Los dos se complementan, como la cara y la cruz de una moneda... Recuerdo mis primeros acercamientos al Zen: 'El camino del Zen', de Alan Watts, que llevó a otros libros del mismo autor, con su peculiar sentido del humor... Y 'El canto del inmediato Satori', comentado por Taisen Deshimaru. Excelente el texto del Tarot Osho. Eres un pozo de sorpresas.
LaClau ha dicho que…
Hola mi querido y misterioso Camille Stein,
Veo que los caminos del Zen también nos remiten al universo de las coincidencias. Eso suele suceder en los cafés, las conversaciones te llevan de un lado al otro para descubrir de repente el sentido de las rutas que te has trazado.
Gracias por venir.
Anónimo ha dicho que…
In 130 countries around the world, each piece of Omega was sold by first-class dealers is the young generation's ideal
Anónimo ha dicho que…
I will be totally in love with the fabulous sporty shoes like Hogan scarpe
. The house of Hogan scarpe uomo
is known for its casual-chic sneakers for him as well as her, you want to pick hogan donna
and try it out, and you can opt for Hogan scarpe donna
along with try it out.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…