Ir al contenido principal

La vida entre las cenizas y la nieve


"Ashes and Snow" es el nombre del museo móvil que se presenta en el Zócalo de la Ciudad de México y en el que se exhiben las fotografías y videos que  Gregory Colbert tomó, y vivió, en su largo viaje por distintos países, India, Egipto, Etiopía, Burma, entre otros. 

El recorrido por la exposición es profundamente emotivo. La propuesta y estructura del museo te atrapan y te envuelven en cada cuadro, en cada mirada de los participantes de sus temas: animales y humanos. 

La reverencia y respeto con que Colbert vive los momentos de los que deja testimonio es conmovedor. Su lente observa la naturaleza con asombro, con admiración y por encima de todo, con distancia. No es esa mirada violenta que busca adentrarse en los enigmas de la naturaleza para explicarla, aunque la perturbe, aunque rompa su equilibrio. Todo lo contrario, su mirar es un mirar desde el asombro y la fascinación, desde la armonía, en donde cada animal es captado en su esencia, en su sentir. Si, en su sentir, en su vivir. 

Los humanos, empezando por el fotógrafo, se incorporan al entorno de los animales, conviven en él, no lo modifican, lo alteran o lo adecuan a su manera de entenderlos. El hombre, la mujer, como una parte más del mundo, no como la razón de ser del mismo. 

¿En qué momento de la historia nos convencimos de que la naturaleza era para nosotros y decidimos que estábamos por encima de ella? La soberbia humana es inmensa y vergonzosa. 

Aquí una parte del video para que lo puedan disfrutar. 

Comentarios

Brian ha dicho que…
que bien!! oye cuanto tiempo tardaste en entra, el domingo fui ilusionado de entrar pero cual fue mi sorpresa !! era una fila kilométrica
la ramona ha dicho que…
También fui a la exposición y comparto tu opinión. En cada foto en que aperece un ser humano junto a otro ser viviente uno queda sobrecogido por el profundo estado de respeto hacia la vida misma manifestada en otras formas. Me parecio que las esencias se fundian en una alabanza a la existencia.
Fue como tocar la armonia misma y ser suavemente mecido por ella.
LaClau ha dicho que…
Brian,
Tuve mucha suerte, hicimos posiblemente 20 minutos de cola cuando mucho. Supongo que entre semana va menos gente (fui ayer miércoles). Sé que las filas han estado de antología, por eso me organicé para evita sábado y domingo. Espero que tengas suerte pronto, vale la pena.
Saludos,
LaClau ha dicho que…
Ramona,
Que bueno que fuiste. Compartimos algo más, además del gusto por escribir.
Esa sensación de respeto por la vida animal me envolvió desde que llegué, es increíble como logra transmitirla Colbert.
Gracias por dejar por aquí tu huella.
Saludos y un beso,
mArXelLa ha dicho que…
Clau, hace unos cuantos posts escribí algo sobre la misma exposición y comparto contigo el gusto por tan lindas imagenes y la pregunta que te haces al final es la misma que me quedo dando vueltas en la mente, ¿por qué tanta soberbia?...no lo sé
Un beso!
LaClau ha dicho que…
Hola Marx,
Ya vi tu post. De verdad que no podemos permanecer indiferentes ante la propuesta, no sólo fotográfica, sino conceptual de Colbert. Los humanos somos parte de la naturaleza, no seres hechos para abusar de ella.
Un beso,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…